Páginas

lunes, 11 de febrero de 2008

O le devolvemos su dinero..

Me llegó el folleto en un sobre con remitente y un número de teléfono. LLAME YA! Ofrecía en esta oportunidad pastillas para cambiar la personalidad de tu pareja.. Basta ya de quejarse del mal carácter del otro! Deje atrás las incompatibilidades! Disfrute como siempre lo imaginó sin discusiones ni desencantos! Llame ya!!! Era maravilloso porque ya no necesitaba congeniar ni convivir con las diferencias. Podía pensar con precisión que aspectos de tu carácter cambiar y ..sucedía al instante. Las discusiones serían inútiles porque con aplicar el poder todo se solucionaba, era fantástico! Encargué tres frascos de pastillas, porque uno venía de regalo, y me aseguré con la operadora telefónica que tendrían stock para mi próxima entrega. Estaba tan feliz! Ahora podrías ser mi príncipe azul..con todas las miles de virtudes que soñaba desde la adolescencia y nunca había encontrado en un hombre. Cada vez que surgiera algún conflicto, con solo pensar la virtud deseada cambiarías al instante. No más concesiones ni reclamos. La vida era simple. Cuando tenía ganas que fueras animado y dejaras de contarme las penurias de tu trabajo, plin..sólo pensando, el tema de conversación giraba en torno de lo que yo quería hablar. Si tenías mala cara ni me preocupaba por saber que te pasaba, con el pensamiento lograba que te rieras de cualquier pavada que te contara. Así pasaron algunos meses. Solamente algunos fueron suficientes para que me cansara de esta vida monótona, aburrida y hasta previsible que estaba teniendo. Un día me levanté extraña. Salté de mi cama con una sonrisa radiante y lo único que quería era que hiciéramos el amor de forma desenfrenada, solo que yo era la única que elaboraba toda la acción. Cuando terminé, no entendía bien que me pasaba, quería pensar pero estaba muy dormida y tenía deseos de ir a prepararte un desayuno con tostadas y café recién hecho. Las cosas no cambiaron cuando volví del trabajo, había tenido un día terrible, pero en cuanto te vi, fuí corriendo para acomodar tu sillón y alcanzarte el control remoto, mientras en un estado extraño la mudez me embargaba. Ahí entendí todo... Cuando llegó la noche (otra noche apasionada) esperé que te durmieras y las vi, vos también estabas tomando tus pastillas del llame ya. Me tapé un poco, acomodé la almohada y me dormí tranquila porque sabía que yo no era esa que estaba a tu lado y pronto te aburrirías también de la satisfacción garantizada. Además la última devolución de dinero pactada por reclamos me la habían dado esa tarde..esos negocios que prometen nunca cumplen nada!

8 comentarios:

La candorosa dijo...

¿No sabe si los "llame ya" tienen stock de pastillas para el olvido?
Ando necesitando...

Las que usté cuenta, las tomé, pero me destrozaron el estómago... a los efectos secundarios nunca los tenemos en cuenta...

Saludos

Ada dijo...

Cando: creo que las del olvido están agotadas, si Ud. tuvieran novedades..aviseme! Aunque para olvidos momentáneos siempre hay recursos, no? ja,ja, lástima que después vuelven los recuerdos, que malvados. Muchos besos sin efectos secundarios!

umordemivida dijo...

¡Ay si pudiéramos acondicionar la personalidad de quien esté a nuestro lado! ¡Qué aburrida sería la vida!

¿Por casualidad viste a esos dos ex gran hermano que salían en la propaganda del reduce fatfast, desmentir que lo tomaban en el programa de la Legrand? Vergonzoso...

¡Saludos!

amaliovilla.com dijo...

Yo quisiera unas para mi negra, para lograr que me aguante un parcito de años más.

Soy in-so-por-ta-ble.

Rui Caetano dijo...

A nossa personalidade é única, vive dos nossos actos e atitudes de vida.

Bruno dijo...

voy a anotar es post en mi lista de los que me hubiera gustado escribir en Certificador de Ilusiones.

Besos!

Ada dijo...

Umor: salvo que una sea una caprichosa,no? Por suerte no ví a los gran hermano, suficiente con el aviso! Saludos

Amalio: Si ud.lo dice entonces le mando un frasquito que me sobró! Saludos con remitente

Rui: Bienvenido! Es cierto, es única..que lindo cuando nos quieren así. Saludos

Bruno: que honor, a mi que me gusta tanto como escribe Ud! Besote

Humberto Acciarressi dijo...

Amiga: Mentiría si no dijera que llegué de casualidad. Lo hice, como Mata Hari, siguiendo una pista poco secreta (ninguna lo es en la web). Varios blogueros, entre ellos vos, dejaron coments sobre un artículo mío sobre Mata Hari (publicado en los medios gráficos donde trabajo y en uno de mis blogs hace casi un año o más), felicitando a quien lo había levantado sin avisarme en su propia bitácora. Como siempre me interesa ver lo que hacen mis críticos (buenos o malos, sabiéndome o no el autor) llegué acá. Debo agradecer a la Susana a través de la cual me felicitás sin saberlo, porque me hizo conocer tu sitio. Desde ya lo linkeo y te invito al mío.